Llego la "mamitis"

Desde hace algo mas de un mes la peque tiene verdaderas ansias de estar conmigo,lo que se llama comúnmente mamitis, en realidad es la angustia de separación, al parecer cuando empiezan a gatear, andar o a estar en pie se dan cuenta de que los demás también lo hacen y que su madre o la persona con la que hayan hecho el apego se puede marchar,esto hace que no quieran separarse de ti ni un momento,los pobrecitos lo pasan muy mal,según este articulo que es muy interesante puede afectar hasta al sueño,no queriéndose ir a dormir o con muchos despertares como nos esta pasando a nosotras,solo quiere dormirse en mis brazos.

Hay días que son peores que otros,los días de fase aguda, literalmente solo quiere estar en brazos y bendita mochila porque acabo destrozada,pero me da mucha penita verla así ,otros días está mas tranquila y esta mas a su aire pero como desaparezca de su campo visual me sigue a todas la partes gateando y diciendo: amamamama así todo seguido ;con su padre le encanta estar pero también ha habido días que nada de nada aunque han sido los menos.
Con los abuelos también ha tenido días, parece que acepta mas los brazos de mis padres que los de mis suegros, eso si, siempre estando yo cerquita y aunque juega con ellos, esta pendiente de mi, ellos a veces la dicen mimosa y se que les sienta un poco a rayos que a veces no quiera ir con ellos,pero tendrán que tener mas paciencia y comprensión.

Aunque me encanta que le guste estar conmigo, reconozco que he tenido días que me he sentido agobiada por esta pequeñaja pero se que no se puede hacer nada,paciencia y pasará.

Yo la doy muchos besos,cuando tengo que marcharme a trabajar solo los lunes siempre me despido,ella se queda mirándome con una carita que me parte el alma; dicen que es bueno jugar al cucutras,a esconderse,etc y así estamos haciendo; supongo que poco a poco y con el tiempo se ira suavizando la cosa y la mamitis se marchara, luego echare de menos que quiera estar tanto conmigo,eso seguro,que yo soy muy empalagosa.

En la imagen señalandome un juguete que no alcanza